La curva Eau Rouge, se encuentra en el circuito de Spa-Francorchamps, enclavado en el bosque de las Ardenas en Bélgica.
La leyenda mas famosa de la curva proviene de Ayrton Senna, del que se acaba de cumplir el 26 aniversario de su fallecimiento. El piloto brasileño decía que “hablaba con Dios” mientras trazaba la misma.
Senna también dijo que: “El día que pase Eau Rouge con el pedal a fondo habrá dejado de apasionarme la Fórmula 1”. Algo que a día de hoy, por la mayor eficiencia aerodinámica y menor potencia de los monoplazas ya se consigue.