La legendaria carrera panamericana que se corre en México cada año, ha sufrido una desvitalización significativa desde sus inicios en 1950 en mi particular punto de vista.

En los años cincuentas la competencia era organizada por el Gobierno Federal Mexicano, con la finalidad de incrementar el turismo y la inversión en pueblos y ciudades a lo largo de nuestro país, así como para conmemorar el fin de la construcción del tramo carretero mexicano de la “carretera panamericana” que recorre el continente americano desde Prudhoe Bay Alaska hasta Buenos Aires Argentina.

Hoy en día la competencia es muy distinta existen algunos factores e inconvenientes que tiene que ver principalmente con la seguridad y respeto a los espacios públicos algunos permitidos y otros omitidos.

1)   El auto más nuevo que acepta la competencia es del año 1972, originalmente estos modelos carecían en su mayoría de mediadas de seguridad, así que las mediadas de seguridad deben de ser adaptaciones.

2)   Los pilotos en su mayoría aficionados, jóvenes y de edad madura son sometidos a un examen médico tal como lo marca el reglamente en la sección lll, clausula 4°: “EXAMEN MÉDICO: Cada uno de los competidores debe pasar el examen médico y obtener la autorización médica para participar en el evento (este examen puede tardar hasta 20 minutos). El competidor que no cuente con la autorización médica, será excluido del evento, sin derecho a arrancar”.

3)   A menudo llegan pilotos de otros países a competir en esta carrera a los cuales no se les otorga un curso de vialidades para que conozcan los señalamientos de nuestro país, tan solo deben presentar su licencia deportiva vigente de su país de origen, como lo señala el reglamento en la sección VI, artículo 8, clausula 8.3.

4)   Esta competencia se practica en carreteras federales, las cuales son bloqueadas a su paso por oficiales, al igual que el centro de las ciudades a su llegada y a su salida. Elementos federales junto con sus unidades son removidos de sus puestos para escoltar dicha carrera durante varios días.

5)   La sección VI en el artículo 11 del reglamento de la carrera se refiera a Leyes de tránsito y dice lo siguiente. “Durante todo el evento, las tripulaciones y sus vehículos de servicio o apoyo deben observar estrictamente las leyes de tránsito, especialmente en las ciudades y poblados por donde pasa el evento. La policía debe actuar con el infractor como si se tratase de cualquier usuario de la carretera, calle o avenida. La policía puede incluso retener documentos del infractor o presentarlo ante las autoridades correspondientes”.

Sin duda la combinación de todos estos factores convierten la carrera en un riesgo para ciudadanos, espectadores, tripulantes y pilotos aunado a la presencia del alcohol en algunos equipos sin que las autoridades hagan mucho al respecto.

¿Realmente todos los competidores participaran en óptimas condiciones y en un ámbito seguro?