Este miércoles la empresa Mitsubishi, división automotriz con sede en Tokio, Japón reconoció haber alterado motores con la finalidad de aprobar las verificaciones de contaminación ambiental.

Al igual que el gigante alemán Volkswagen la empresa Japonesa Mitsubishi manipuló unos 625 mil vehículos de 4 modelos. Fue la empresa Nissan (clientes de Mitsubishi) quien descubrió el fraude al comparar los resultados de las emisiones contaminantes proporcionados por Mitsubishi contra los resultados de sus propios estudios.

Por tal motivo deslindo a Nissan de toda responsabilidad y fue detenida inmediatamente la venta y producción de los modelos implicados tanto de Nissan como de Mitsubishi, este suceso provocó una caída en las acciones de Mitsubishi del 15 % en la bolsa de Tokio.

Los modelos afectados son:

Mitsubishi: eK Wagon y eK Space

Nissan: Days y Days Roox