La novena fecha de la temporada 2019 celebrada en el Trióvalo internacional de Cajititlán, fue una competencia atípica e histórica, esto debido a que tuvo que realizarse en dos días, situación provocada por el mal clima que impidió se corriera de manera normal el domingo 29 de septiembre.

Cuando habían transcurrido sólo treinta vueltas, la lluvia se hizo presente en el trazado jalisciense y las condiciones de la pista impidieron continuar con la carrera. Minutos después, con una ligera mejora climática y ante un lleno total en las gradas, se reinició la competencia, sin embargo, la lluvia apareció nuevamente por lo que la bandera roja se ondeó por segunda ocasión. Más tarde, con base en el reglamento del campeonato el comité organizador se vio en la necesidad de posponer la carrera para el lunes 30.

En las actividades sabatinas, durante las prácticas, el auto #22 se ubicó dentro del Top 10, situación que lo hacía un fuerte aspirante a las primeras posiciones, sin embargo, en las pocas vueltas que se disputaron el domingo, al piloto de Motorcraft, José Luis Ramírez, le fue imposible evitar un contacto ocasionado por rivales que le llevaban la delantera, mismo que provocó daños en la suspensión y que se reflejaron en el rendimiento del auto, impidiendo pelear los primeros sitios, tal como el experimentado piloto tiene acostumbrada a la afición.

Después de la interrupción de la carrera, los autos rearrancarón el lunes a las 10:30 Hrs, inicialmente se hizo en bandera amarilla y esta situación la aprovechó todo el equipo de Motorcraft, para tratar de hacer algunos ajustes y mejorar la suspensión sin perder la vuelta.

Dentro de la vuelta del líder, José Luis salió con el objetivo de remontar posiciones y todo parecía indicar que así sería, pues en pocos giros ya había escalado cinco posiciones. Sin embargo, poco a poco el auto empezó a perder ritmo y crecieron las complicaciones para tener un buen manejo por parte del piloto capitalino:

“Iniciamos muy bien, el equipo hizo un buen trabajo en pits, salimos con buen ritmo, sentí bien el auto e íbamos para adelante, pero empezamos con problemas y era complicado el manejo, el auto no giraba y tenía que disminuir la velocidad para no tener algún percance mayor. Después un tornillo del amortiguador se tronó y tuvimos que abandonar” comentó el piloto de Motorcraft.

De esta forma el auto #22 culminó en la décimo novena posición y tanto equipo y piloto dan vuelta a la página, enfocándose en el siguiente compromiso, programado para el 20 de octubre en el autódromo Miguel E. Abed.

“Sabemos que el auto #22 de Motorcraft, tiene todo para estar adelante, lo veníamos demostrando, vamos a dejar esto como aprendizaje y en Puebla vamos a retomar el rumbo y buscaremos un lugar en el podio” Finalizó Ramírez.

Con tres carreras por disputar, el equipo Motorcraft buscará cerrar con buenas actuaciones en Puebla, Aguascalientes y la gran final en el Autódromo Hermanos Rodríguez

Información: Motorcraft