Kevlar

 El Kevlar es un material relativamente nuevo; salió al mercado en el año 1972. En la actualidad tiene muchos usos: es una fibra derivada del nailon de color transparente, similar en composición química al material que producen las arañas para tejer sus trampas (telarañas). El Kevlar es veinte veces más resistente que el acero, tiene mucha rigidez, resiste más la tensión que el nailon, tiene baja conducción eléctrica, resiste temperaturas de hasta 400° y es un material muy ligero, similar a la fibra de carbono.

 Son dos los principales tipos de fibras:

1) Kevlar 29: para la fabricación de productos flexibles, como guantes, llantas, velas náuticas, cables para sujetar y aislantes eléctricos para trenes, entre otros.

2) Kevlar 49: para la fabricación de productos rígidos. Este tipo de Kevlar se aplica con resina (similar a la fibra de vidrio) y de esta forma se fabrican cascos deportivos, aislantes térmicos para motor, carrocería y turbos, entre otros.