La nueva normativa de la competencia obliga a usar “Halo” en los monoplazas a partir del 2018. El “Halo” es una protección de cabina del piloto rígida que se incorporará justo delante de su cabeza, esta pieza le brinda protección por posible golpe de objetos. Aunque esta medida de seguridad fue aprobada por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) no todos están de acuerdo ya que argumentan que resta visibilidad y cambia el aspecto del auto.

Sin lugar a dudas es un reto más para diseñadores debido a que la modificación viene desde el chasis y altera el peso del auto, esto obliga a mover el centro de gravedad a un punto más alto.

 James Allison, jefe de tecnología de la escudería Mercedes: “Hemos tenido que reforzar tanto el diseño del chasis que podría soportar el peso de un autobús de dos pisos sobre el halo, estoy seguro de que en las próximas temporadas haremos algo para que luzca más bonito”.

 Max Verstappen, piloto titular de Red Bull: “Si hay partes de los coches volando, no servirá para proteger al piloto no entiendo por qué lo necesitamos”.

 Kevin Magnussen, piloto titular de Haas: “Debería haber una solución mejor, cierto riesgo forma parte de la imagen de la Fórmula 1”.

 Niki Lauda, ex piloto de F-1: “Los coches son ahora tan seguros y el riesgo que queda es tan pequeño que esta decisión no es buena para la Fórmula 1. Es una reacción exagerada respecto a la seguridad”.

 Sebararstian Vettel, piloto titular de Ferrari: “Sería de tontos e ignorantes no utilizar algo así”, después de probar esta estructura en pista, Vettel aseguró haberse bajado algo mareado despues de probarlo y comentó “Fue como conducir bizco”.

Aun cuando esta modificación en el monoplaza no es bien vista por todos, recordemos que el 5 de Octubre del 2014 un accidente le quitó la vida al piloto francés de 25 años Jules Bianchi de la escudería Marussia, por un golpe recibido en la parte superior de la cabeza, en el GP de Japón.