Faros para vehículo con foco de halógeno

Este tipo de foco funciona bajo el mismo principio que el foco incandescente, con tan solo variantes en sus materiales. Existen otros sistemas de iluminación que funcionan diferente como el foco xenón y foco de led

La electricidad calienta un filamento de tungsteno dentro de una mezcla de gases estables que contienen halógeno, principalmente. Esta mezcla ayuda a alargar la vida útil del filamento de tungsteno, produce una luz más fuerte y más clara con la misma cantidad de energía que consume un foco incandescente.

El foco de alógeno también funciona a mayor temperatura que el convencional, por tal motivo el foco es más pequeño físicamente y lleva una cubierta de cristal de arena de cuarzo que resiste mejor el calor. El ph de la piel de las personas (sudor y grasa) es ligeramente ácido, y mezclado con el calor que desprende el foco, daña fácilmente el cristal de arena de cuarzo, fundiéndolo; por eso es necesario manipular los focos de alógeno sin tocar el cristal con las manos desnudas. Si esto llega a pasar es suficiente con limpiar el cristal del foco con un paño y poco alcohol.

La primera ves que se usaron estos bombillos fue en la carrera de las 24 horas de Le Mans del año 1974