TRANSPORTANDO EMOCIONES

Existe la creencia de que las mujeres son malas conductoras junto a los hombres, esto se debe a que en general el hombre es más hábil para maniobrar un vehículo, mas tiene un fondo mucho más importante que solo habilidad. Según Louann Brizeendine,  el cerebro masculino es distinto al femenino, y esto nos hace diferentes en todas las áreas.

El cerebro masculino tiene la capacidad espacial más desarrollada, esto es poder medir bien los espacios, la distancia, las dimensiones de su auto que tiene que ver con el lugar donde están las llantas y la relación con él en general, como también la ubicación del lugar,  etc. Así como el desarrollo muscular lo que le permite ser más fuerte y hábil con el cuerpo buscando un lugar jerárquico, lo que lo lleva a ser más agresivos y por lo tanto cada vez son más hábiles en estas cuestiones. El hombre por lo tanto maneja más a la ofensiva y más veloz.

El cerebro femenino tiene la capacidad de leer expresiones faciales, la comunicación y los lazos sociales, esto es, tienden más a las relaciones que a la competencia por el lugar, por lo tanto  lo importante no es llegar más rápido si no más seguras a su destino y puede preguntar en donde esta una dirección sin problema, suelen ser más precavidas, manejan más a la defensiva y  son más lentas.

Todas las conexiones neuronales están en los dos cerebros y si se practica alguna de las habilidades no predominantes se puede  lograr la destreza que no domina su género, por lo tanto, podemos encontrar en el trafico mujeres y hombres extremadamente miedosos que pueden ser hasta peligrosos, y hombres y mujeres veloces y peligrosos, mujeres y hombres que no se saben estacionar porque no calculan el espacio, como hombres y mujeres asertivos.

En promedio los hombres son mejores conductores que las mujeres debido al distinto desarrollo en nuestros cerebros.

Psic. Sofia M. Rodriguez R.