LA HISTORIA Y EL AUTOMÓVIL

Nos referimos al auto equilibrado cuando éste cumple con coherencia en relación de costo, mantenimiento, materiales, equipamiento, tamaño de motor y resistencia de carrocería.

Costo: Que su precio esté acorde con el tipo de auto, en ocasiones pagamos un valor agregado por concepto de “moda o novedad” cuando el auto pasa de moda, baja de precio significativamente y perdemos dinero.

Mantenimiento: Un auto económico debe ser en todos sentidos no solo el precio del auto, la economía se debe ver reflejada en mantenimiento, refacciones y gasto de combustible.

Materiales de fabricación: Para que un auto sea durable o tenga desgaste por igual en todas sus partes, los materiales deben ser de una calidad similar, algunos autos deportivos usan piezas de mediana calidad provocando desgaste prematuro y obligando al propietario a consumir autopartes periódicamente.

Equipamiento: En el mercado podemos encontrar autos de precio intermedio pero con equipamiento de “lujo o accesorios deportivos”, por el costo del auto lo más probable es que el equipo extra no sea de la mejor calidad y lo que hoy nos llama la atención, mañana probablemente nos causará problemas debido al costo de reparaciones o mantenimiento de estos.

Tamaño de motor: Un auto pequeño o mediano con motor grande puede ser un auto “inestable” por la diferencia en relación (motor carrocería), de la misma manera un auto mediano a grande con un motor chico, no será tan económico en gasto de combustible como se podría imaginar, también sufrirá desgaste más pronto, debido a que el motor tendrá que hacer esfuerzo extra para desplazar una carrocería más grande.

Carrocería: Si el vehículo es de trabajo, la resistencia de la carrocería es importante, ya que lo menos que queremos es una carrocería averiada con un motor semi-nuevo, de igual manera un motor estropeado con una carrocería intacta.

“Hoy en día no es fácil encontrar un auto 100% equilibrado pero si podemos encontrar modelos muy cercano al ideal”.